La experiencia completa del cine no termina ni empieza con el visionado de una película. No existen las creencias, si no las ganas de creer. Muchas personas encontrarán la confortabilidad en el interior de una iglesia escuchando una misa bajo los atentos ojos de Dios, otros podrán sentirse superhéroes en los bares bebiendo posos de refrescos prohibidos e incluso, la soledad puede ser el mayor refugio para encontrar ese “karma” o estado pleno deseado. Ninguna de estas situaciones es menos respetable que otra, ya que la libertad comienza donde acaba tu necesidad. Una película no es sólo un montón de gente lejana a ti contando historias que son casi mentira para hacerte feliz. Cuando compras una entrada, inconscientemente has abierto otros mundos. Puedes escuchar la banda sonora de ese película que tantos recuerdos avivan en tu interior, o crear esperanzas para romper tu rutina viendo en bucle un trailer de esa historia que estás deseando vivir en pantalla grande. Nada es superior, pero tu haces que el cine sea algo inmortal. Un teaser sirve como plataforma de venta, un juguete de género serie B regala el recuerdo de un personaje, o incluso un product placement eterniza esa entrada. Y otro gran ejemplo de ello, EL CARTEL. Un simple póster que con todo o casi nada te habla de lo que vas a ver o de lo que ya has visto. Los carteles pueden ser pequeñas obras de arte independientes, decoran la habitación de un erudito que no sabe que papel va a tomar en su vida o te manipula para crear infinitas ganas de conocer una historia, (que luego resulta no ser nada de lo que parece). Un rectángulo que ha sufrido desde las censuras más absurdas de arte que no pretendía ser pretencioso, hasta el principal motivo de grandes exposiciones mundiales. Quizás no recuerdes con exactitud el cartel de tu película favorita, pero seguramente al verlo, sentirás de nuevo la experiencia hablada al inicio.

Uno de mis diseñadores gráficos predilectos es el americano Saul Bass, creador de los ya míticos carteles de películas de Hitchcock como “Vértigo” 1958, la maravillosa “Anatomía de un asesinato” 1959, o “Exodo” 1960. A parte de inspirar a futuros creativos, ha colaborado en la famosa escena de la ducha de “Psicosis” (NO RECONOCIDO POR EL DIRECTOR) o en los títulos de crédito finales del clásico “Ciudadano Kane” 1941. Sus diseños son avanzados para cualquier época, con tonos que crean contraste y figuras aparentemente sencillas. ¿Quién no al recordar “West side story” 1961, piensa inconscientemente en la tipografía y composición de su cartel? Incluso a día de hoy, cuando diseñadores amateur realizan trabajos semejantes a pictogramas de películas, utilizan en cierta manera la estética de Bass.

 

 

Como dato curioso, Kubrick rechazó los bocetos como propuesta para los carteles de la terrorífica “El resplandor” 1980.

saul-bass-the-shining-film-poster-1

Propuesta de Saul Bass para “The Shining”

the-shining-movie-poster-1980-1020189607

Cartel original.

 

Pedro Almodóvar es uno de los directores con estética propia más reconocible en el panorama del cine nacional e internacional, por lo que no es menos que Mariné o Mariscal hayan diseñado los carteles de alguno de sus films más reconocidos. Pero Juan Gatti tiene el mayor número de diseños. Entre ellos, “Volver” 2006, esa desgarradora y multipremiada tragicomedia cuenta con penélope rodeada de colores sacados del inmenso mundo Almódovar donde Raimunda está retratada con gran gusto, pasando por las caras enfrentadas a dos colores de las protagonistas y bellas durmientes de “Hable con ella” 2002 (que hasta fue “inspiración” para un disco de Barbra Streisand). También la aclamada “Tacones lejanos” 1991, tiene una original composición de un zapato con tacón de pistola. Incluso Gatti ha jugado con el minimalismo de “La mala educación” 2004, el cual respeta la temática del film con el niño protagonista acompañado por un simple círculo rojo que habla por sí mismo sobre la prohibición, un color muy presente en la estética de Almodóvar.

 

Tacones_lejanos-867247476-large

Tacones lejanos. 1991.

La_mala_educaci_n-634217234-large

La mala educación. 2004.

 

El artista argentino ha creado carteles de películas que no existen. Cómo por ejemplo el film mudo que ve el protagonista de “Hable con ella” sólo existe en el guión, “película sobre película”, siendo “Amante menguante” una parte más del atrezzo, o en “La mala educación” el protagonista es un director de cine, por lo que en su productora hay cartelería de películas inexistentes. (Una de ellas estrenada en 2013, “Los amantes pasajeros”, la cual Almodóvar tenía el guión escrito hace tiempo pero la película en sí, no existía).

 

amante-menguante-01

“Amante menguante”, creado exclusivamente para Hable con ella.

Amantes-pasajeros

“Los amantes pasajeros” (2013) como atrezzo de “La mala educación” (2004). El cartel de la película original en cambio, está diseñado por Mariscal.

 

En la primera época del cine de Pedro Almodóvar, el director Iván Zulueta o Cessepede se encargaban del diseño de sus carteles, rompiendo un poco con la nueva etapa del director. Creando diseños más descarados y atrevidos, propios del cine más bizarro, natural y libre de sus inicios. Jugando con las ilustraciones y collages semejando un símil de arte underground.

 

Pepi_Luci_Bom_y_otras_chicas_del_mont_n-606760834-large

Pepi, luci, Bom y…(1980) Cessepede.

Laberinto_de_pasiones_-_tt0084228___ivan_zulueta_1982

Laberinto de pasiones. (1982) Zulueta.

 

No hay que olvidar la gran expresión gráfica que tranformó el cartelismo polaco tras la muerte de Stalin en 1953. Obras arriesgadísimas que expresaban libertad, sin hacer ningún spoiler a las películas, naciendo espectaculares ilustraciones, cada una con personalidad propia, habiendo múltiples estilos e interpretaciones de diferentes películas. Un ejemplo, la diferencia del famoso “Godzilla” 1954 .

 

godzilla 1957 poster polaco

Cartel Polaco. Alicja Waszewska Laurman 1957.

Gojira_1954_Japanese_poster

Cartel original.

Y Aquí la notable diferencia entre el Vértigo de Paul Bass y el cartel polaco.

Vertigo15

Cartel Polaco.

Vertigomovie_restoration

Cartel original. Saul Bass.

 

Nos podíamos introducir también en el plagio de algunos diseños, o quizás sean sólo topicazos que funcionan para un target generalizado. Películas románticas con chico/chica sonriéndose mutuamente y/o juntos en la cama adoptando distintos roles. En el cine de terror funciona las luces tenues dando lugar a la confusión y el misterio (también suelen recurrir a un niño, como en Poltergeist y su televisión con vida propia) o en superproducciones de acción la composición suele ser muy semejante. Y ya que los póster de cine sufren cambios desde que se anuncia su estreno hasta que llega finalmente a las sala, una tendencia bastante actual para el cartel que no es definitivo, es utilizar el rostro del protagonista con tipografía sencilla encima de la fotografía.

separados

Separados. 2006.

mzl.njuptpxa

No es tan fácil. 2009.

Seguramente no haya ninguna normal escrita, o sencillamente por culpa de las productoras a veces la libertad se reduce, suplicando que se baje el arte y se suba la venta. El cine indie o de culto tiene gran creatividad por la soltura que crea el no tener un superior presionando, y con el tiempo todo se adapta o pasa directamente al olvido. Estoy seguro que muchos cinéfilos consideran sus carteles predilectos vinculándolos a alguna escena o estética que adopta la película. Un ejemplo de ello es Pulp Fiction (1994) que capta perfectamente la esencia del cine Tarantino, o los ya muy vistos y facilones (que ojo, funcionan siempre) de películas de Spigberlg (JAW, ET, Parque Jurásico).

 

Pulp_Fiction-740215304-large E_T_el_extraterrestre-696789305-large

          Ya que hablamos de diseño, compartiré un recoplitario propio de los mejores carteles, que independientemente del film, me han provocado una sensación o simplemente su estética ha conquistado mi subconsciente que intenta ser consciente. Y para acabar me encantaría dirigirme a ese adolescente, que tiene a Batman o Spiderman en su habitación y que como todos en algún momento, está perdido en los primeros frames de su historia inicial.
“No te preocupes, ese superhéroe existe porque ha sido creado por alguien como TÚ.”

 

1263110390_740215_0000000000_noticia_normal

Canino. 2009. 

La calumnia. 1961.

La calumnia. 1961.

La ciencia del sueño. 2006.

La ciencia del sueño. 2006.

Manhattan. 1979.

Manhattan. 1979.

Hierro 3. 2004.

Hierro 3. 2004.

El silencio de los corderos. 1991.

El silencio de los corderos. 1991.

Eduardo Manostijeras. 1990.

Eduardo Manostijeras. 1990.

The Master. 2012.

The Master. 2012.

West Side Story. 1961.

West Side Story. 1961.

Todo sobre mi madre. 1999.

Todo sobre mi madre. 1999.

Hard Candy 2005.

Hard Candy 2005.

Barry Lyndon. 1975.

Barry Lyndon. 1975.

Buffalo 66. 1998.

Buffalo 66. 1998.

 

NÉSTOR PIÑEIRO BARBOSA. 2014.

No hay comentarios

Deja un comentario

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close