Tradición de Vanguardia

SCROLL

El restaurante San Miguel fue la primera Estrella Michelín de Galicia. Abierto desde 1950 hasta 2013, fue un referente nacional. Para lanzar su nuevo proyecto, de alta cocina necesitábamos conjugar modernidad y tradición.

  • Cliente Restaurante San Miguel
  • Año 2018
  • Sector Restauración
  • EstrategiaEstrategia Creativa de marca, Estrategia Digital
  • CreatividadConceptualización creativa, Dirección de Arte
  • ProducciónGráfica

Objetivos

Rediseñar una marca con más de 60 años de historia. Teníamos que preservar la esencia de la primera Estrella Michelín de Galicia, en una nueva propuesta, que sin perder esta esencia dejase clara sus nuevas intenciones.

Idea

La innovación, siempre estuvo implícita en el ADN de una firma, que en 1950 apostó por la alta cocina. Recetas tradicionales y caseras, con productos de primera calidad y cercanía, configuraban la base de un éxito rotundo.

Mantener intactos los elementos más reconocibles y sus atributos de marca, en perfecta armonía con una cocina de vanguardia, nos llevó al concepto “Tradición de vanguardia”.

Idea

La innovación, siempre estuvo implícita en el ADN de una firma, que en 1950 apostó por la alta cocina. Recetas tradicionales y caseras, con productos de primera calidad y cercanía, configuraban la base de un éxito rotundo.

Mantener intactos los elementos más reconocibles y sus atributos de marca, en perfecta armonía con una cocina de vanguardia, nos llevó al concepto “Tradición de vanguardia”.

Implementación

Se parte de su logotipo de 1950, de tipografía gótica, que ya estaba muy consolidado en el imaginario colectivo de casi 3 generaciones. Era necesario, depurar y simplificar este estilo; para poder plasmar el nuevo carácter. El sello de identidad, y de pertenencia a la ciudad de Ourense, tenía que estar presente, así que se decide proyectar la nueva personalidad en un imagotipo que de lugar a un escudo de armas, un emblema que hablase la tradición familiar, de la historia de los primeros fogones, en Galicia condecorados con una estrella Michelín.
Se determina plasmar la nueva identidad en maderas envejecidas, mediante técnicas de pirograbado. Y la papelería se proyecta, para que cada documento o tarjeta de visita lleve la estampación del sello.